Boletín Bibliográfico

"A vezes me veo en tierras de Ungría". Tras las huellas de las embajadas castellanas a Oriente en los inicios de la poesía de cancionero

Autor  CHAS AGUIÓN, Antonio

Título  "A vezes me veo en tierras de Ungría". Tras las huellas de las embajadas castellanas a Oriente en los inicios de la poesía de cancionero

Título revista/libro  Il Confronto Letterario

Año  2008

Volumen  50

Fascículo  2

Páginas  223-244

Resumen
El artículo combina de manera excelente la investigación histórica con el estudio literario abordando el tema de la representación de Oriente en la poesía castellana del siglo XV. El autor se centra especialmente en la figura de Tamorlán, rey mongol de Transoxiana, considerado por los monarcas del Occidente cristiano como una esperanza de liberación contra el imperio turco otomano. Enrique III de Castilla, por ejemplo, preparó dos misiones a Oriente (a cargo de los embajadores Payo Gómez de Sotomayor y Hernán Sánchez Palazuelos) de las que queda constancia en el Cancionero de Juan Alfonso de Baena. La investigación se ciñe básicamente al corpus poético recopilado por Baena y ofrece una amplia reseña de los personajes relacionados con las misiones de Oriente y aludidos o presentados en varios textos poéticos: Angelina de Grecia aparece por ejemplo en «Grant sosiego y mansedumbre», «Por Guadalquivir arribando», «Cativa, muy triste e desaventurada» y «En un fermoso vergel» de Francisco Imperial. La misma dama también es protagonista de otro texto de Ferrán Manuel de Lando. También son numerosas las referencias al emperador Tamorlán, empezando por la que se puede apreciar en el célebre texto atribuido a Mayor Arias «¡Ay mar brava esquiva!», siguiendo con «De Milán con grant afán» de Alfonso Álvarez de Villasandino y «La Deidad es un ser infinido» de Gonzalo Martínez de Medina para terminar con un texto de Juan Alfonso de Baena recogido en MH1: «Yo leí del Taburlán / muy mayor que Constantino / nin que Marco nin Latino…». Concluye que «dos son los matices que suelen acompañar la mención del emperador mongol en los versos de cancionero: o bien aparece como figura distante y legendaria en piezas no siempre desprovistas de intencionalidad burlesca, como las de Villasandino, que parecen sugerir una difusión oral, o bien se representa bajo una aureola de héroe legendario, como vencedor del turco Bayaceto, en textos posteriores cronológicamente, que adoptan un tono grave y sirven de caso ejemplar, probablemente a partir de fuentes escritas (en este caso La Embajada a Tamorlán)» (p. 240). El ensayo ilustra finalmente cómo los viajes a Oriente se convirtieron en importantes y frecuentes temas poéticos entre los autores del siglo XV, como demuestra el amplio recuento de textos y poetas que describen travesías y prácticas viajeras.

Visitas 12